Acerca de...

Esto es un blog de cuates. Música, videos, internet, videojuegos, quejas, recomendaciones, declaraciones y un largo etc de temas encontrarás aquí. Si algo te agrada deja un comentario, si no, también.

Ireth en el D.F. Segunda Edición =O

octubre 23, 2008

Después de prácticamente un mes de haber viajado hacia la Ciudad de México con el coro del Conservatorio, por fin me he decidido a publicar la crónica del viaje. Más vale tarde que nunca, ¿o no? :P
Pues bien, partimos de la ciudad de Chihuahua el miércoles 24 de septiembre a las 3:00p.m. y aproximadamente a las 10:00a.m. del siguiente día ya nos encontrábamos en el hotel. El viaje fue bastante rápido, hicimos pocas paradas y los camiones iban a buena velocidad. Total, como llegamos temprano al hotel y nuestro ensayo era hasta las 5:00p.m. decidimos ir a dar una vuelta. Llegamos al zócalo, que aún se encontraba engalanado por los adornos alusivos a la fiesta de independencia y de ahí comenzamos a buscar el camino hacia el destino que originalmente habíamos contemplado: la casa del artesano.

Sabíamos que dicho lugar se encontraba cerca del zócalo, pero... ¿qué tan cerca y exactamente en qué dirección? cielos, era información que desconocíamos, así que cada vez que veíamos alguna persona de aspecto "hippioso" o algún rastudo nos lanzábamos a preguntarle jeje, a fin de cuentas nos dieron las indicaciones necesarias y logramos llegar. En el camino me encontré este elefantito que se me hizo muy bonito xDEn la casa del artesano compramos cosas varias y a muy buen precio, duramos un buen rato recorriendo el lugar y viendo la mercancía. Al fin regersamos al hotel para comer y alistarnos para ir al ensayo. En el camino de regreso encontramos una agrupación musical (tocaban dos tres los chamacos), una estatua viviente y una exposición pictórica; ¡ah! y casi al llegar al hotel comenzó a llover, me mojé toda y me dio frio :(

El Palacio de Bellas artes, tan hermoso como siempre... lástima de los cables y los carros que salieron en la foto :(


En esta ocasión no cantamos en el Palacio, sino en el Teatro Metropólitan.

Pero bueno, después de la mojada llegamos a comer y luego nos fuimos a nuestro primer ensayo. Fue en la Escuela Nacional de Música, ahí nos reunimos con los otros coros y tuvimos el primer ensayo con piano.

Al siguiente día, viernes 26, aprovechamos que teníamos la mañana libre y después de desayunar emprendimos una aventura a través del metro y un par de peseros para visitar el Conservatorio Nacional de Música. Los familiares de uno de mis compañeros del coro fueron tan amables de acompañarnos y guiarnos al lugar. Logramos llegar y nos dieron chanza de pasar a conocer, no nos dejaron tomar fotos pero pudimos recorrer todas las instalaciones, la verdad está muy padre la escuelita (que por cierto está enorme, igual la Nacional de Música), algunos amigos aprovecharon que la institución posee el catálogo de obras más amplio de México y consiguieron partituras que no habían podido obtener antes. Otros más compramos algunos souvenirs en la librería del lugar.


Me encantó la decoración de las bolsas en que empaquetaban la mercancía de la librería, era el estampado de un manuscrito de Beethoven, pero al verlo de lejos se distingue el rostro del compositor.




Detrás del Conservatorio vi esta escultura y me dije: o el escultor es Sebastián o me dejo de llamar Ireth Númenessë. Obviamente, sí lo era XD



Al salir del conservatorio nos dirigimos a Chapultepec, puesto que aún teníamos tiempo; al llegar la interrogante fue: ¿qué visitar, el castillo, el lago o el zoológico?, nos decidimos por el zoológico. No nos alcanzó el tiempo para recorrerlo todo pero sí vimos bastante.











Este no era animal de zoológico, pero me gustó tanto que le tomé foto jeje


Había muchos animales, pero acababa de llover y casi todos los gatos estaban escondidos en sus casas... así que no pude viborear al jaguar, al ocelote ni a la pantera negra entre otros.



Después de nuestro recorrido inconcluso regresamos con bastante prisa al hotel para poder comer y después irnos a nuestro ensayo. Esta vez fue en el Hotel Ejecutivo y aún no estuvo presente la orquesta, sólo coros y piano. En dicho ensayo nos preguntaron si necesitabamos boletos de cortesía para el concierto y yo sin dudar me apunté para que me dieran uno, así pude invitar a mi primo para que asistiera al evento en el Teatro Metropólitan.


Fue un ensayo algo desgastante, y si no me creen, sólo vean lo que hizo la pobre de Maklovia al llegar a nuestro cuarto:


Sin embargo, nada podía en contra de nuestro entusiasmo. Después de descansar un poco nos dirigimos a Plaza Garibaldi. En el camino varios compañeros decidieron llegar a comprar provisiones al oxxo, cuando quise obtener evidencia fotográfica hubo quienes ocultaron sus rostros para proteger su identidad


y hubo quienes mostraron con orgullo su adquisición, de ellos, fui yo quien tuvo que proteger su identidad...



Después de armarse hasta los dientes, proseguimos nuestro camino y llegamos al fin al lugar, ahí cantamos y bailamos al ritmo del mariachi y la diversión abundó; pero nos fuimos temprano porque al día siguiente sí había ensayo por la mañana.




El sábado 27 deperté en la mañana como zombie, dado que no dormí muy bien y tampoco lo había hehco el día anterior y mucho menos durante el viaje en los comodísimos asientos del camión. Total, dormida o no había que ir al ensayo así que ni modo. Nuevamente fue en la Escuela Nacional de Música; pero esta vez sí estuvo la orquesta presente y por primera vez trabajamos con Lutz Köhler, quien nos dirigiría en el concierto. El señor era un tirano con la orquesta y cuando nos hablaba usaba una mezcla entre español, inglés, alemán y a veces italiano; lo bueno es que con él venía un traductor que nos sacaba de apuros cuando el maestro hablaba en alemán. La neta me cayó bien a pesar de ser un tirano jeje.


Tuvimos un descanso, comida (que a casi nadie le gustó) y de nuevo ensayo; esta vez sólo coros y piano nuevamente para corregir algunos detalles.


El jardín de la escuela estaba tan bonito que no pude resistir la tentación de tomar algunas fotos.


Después del ensayo, ya bien desgastados regresamos al hotel. Luego de descansar un rato fui a dar una vuelta con mi primo, que había ido al hotel a recoger su boleto para el concierto. Antes de que se lo llevara le tomé una foto para guardarlo en mi memoria, bueno, en realidad fue para poder presumírselos a ustedes:

Después de despedirme de mi primo me fui corriendo (bueno, en el elevador) al piso doce, pues al día siguiente teníamos concierto en Naucalpan y había que ensayar; sin embargo, al llegar nos encontramos con que no había amplificador para el teclado ¬¬ así que sin llorar...

A la mañana siguiente, domingo 28 (mi cumple xD) ahora sí que no sé ni cómo demonios me levanté. Me metí a bañar practicamente con los ojos cerrados y después ni siquiera quise intentar ponerme los lentes de contacto, mejor opté por los de armazón. En fin, después de no sé como fue que me alisté bajé a desayunar y mis compañeros bien lindos me cantaron las mañanitas. Luego nos fuimos nuevamente a la Escuela Nacional de Música para ensayar con la orquesta y de ahí partiríamos al concierto de Naucalpan.


Dice Tuco que este compa expresa: ¿y las chelas?

Todo marchó bien en el ensayo y salimos temprano para irnos a nuestro concierto. Pero a la hora que estabamos esperando que llegaran los camiones por nosotros pues... no llegaron. La maestra ya estaba histérica y todos desesperados, pues íbamos a llegar tarde al concierto y no llegaban por nosotros, según esto hubo una confusión y fueron por nosotros al hotel, osea, ¡no estábamos en el hotel sino ensayando! total que nos dijeron después de un rato y varias llamadas telefónicas que ya iban por nosotros, pero no llegaban... finalmente, comenzamos a parar taxis y a treparnos en ellos, medio coro llegó a Naucalpan en una flotilla de taxis y la otra mitad se fue en uno de los camiones que por fin llegó (pero sólo uno). Llegamos con dos horas de retraso a la presentación, nuestros compañeros que no iban con el resto del coro y llegaron directo a Naucalpan nos habían hecho el paro cantando mientras tanto para que la gente se quedara, sin embargo muchos se fueron bastante molestos antes de que llegaramos, y otros más que nos encontramos en el camino mintras ellos se iban y nosotros íbamos llegando hasta nos reclamaron e incluso insultaron... sin embargo, al fin pudimos cantar para la gente que amablemente nos estuvo esperando durante tanto tiempo.



Terminando la presentación fue otro rollo, porque de nuevo tuvimos que esperar mucho tiempo, ya que sólo había un camión para regresarnos (mismo único camión que llegó por el coro al ensayo) y ahí nos tenían esperando al otro que nunca llegó. A fin de cuentas ya todos estresados , hambrientos y malhumorados nos hicimos bola en un solo camión y nos fuimos al hotel.

Tuvimos la tarde libre ypudimos descansar, yo fui a tomarme un café con una amiga que conocí en el Conservatorio de Chihuahua pero que ahora vive en el D.F. y toca en la orquesta con la que cantamos. De regreso al hotel tuvimos pizza y sodas en el cuerto de unas compañeras y después regresé a mi cuarto a dormir (¡sí, dormir! ya estaba muerta de sueño), pero antes de darme chanza de acostarme en mi camita llegaron a llevarme unos pingüinos con una velita jeje, así que después de la foto reglamentaria, de apagar la vela y hasta de un performance por parte de dos de mis compañeros por fin dormí. Y dormí hasta el día siguiente, como a las 9 me levanté a bañarme pero me volví a acostar, ya que me había quedado sola; Maklovia se había ido al conservatorio y mi otra compañera, a quien llamaremos Arquitecto (¡saludos a Lipo!) se fue a recorrer librerías y no sé que lugares más. Total que me volví a dormir y cuando menos pensé ya eran las doce y tenía que hacer mi maleta.
Maklovia y Arquitecto llegaron un rato después, y la última había visitado en su recorrido una pastelería y como el día anterior había sido mi cumpleaños me llevó un pastelito xD


Después de hacer maleta, comer y alistarnos nos fuimos al teatro al ensayo general. Esta vez no hubo que esperar a que llegaran por nosotros ya que el teatro estaba a dos cuadras y nos mandaron a pie :P




Ensayamos, hubo un descanso durante el cual regresamos al hotel y a las 7:00p.m. volvimos al teatro ya que le concierto empezaba a als 8:00p.m. La orquesta tocó, hubo un intermedio y luego cantamos. Terminó el concierto y fuimos felices.

Como pueden observar en la imagen de arriba, el coro estaba acomodado allá arriba de no sé qué. A mí la verdad me daba miedo caerme adentro de una tuba de las que estaban adentro de mí, pero gracias a Dios eso no ocurrió.

Le encargué a mi primo que me guardara un programa y terminando el concierto me lo entregó, ahí les va la foto :)





Finalmente regresamos al hotel a cambiarnos (todos en sólo 3 cuartos, pues en ellos habíamos metidos todas nuestras maletas porque si permanecíamos en nuestros cuartos después de las 2:00p.m. iban a empezar a cobrarnos) y nos subimos al camión de regreso. Esta vez sí pude dormir (y cómo no si ya estaba muerta de cansancio) y el martes 30 de septiembre a las 3:00p.m. llegamos a Chihuahua nuevamente. Y tan tan.

2 comentarios:

Eediah dijo...

xD que chido!
¬¬ Yo que nunca he salido del estado...

ch dijo...

mariana!!!! io no pude firmar esto antes :( haha pero aqui ando de nuevop

t quiero muchioo! encerio que que fregon eso del viajem y la manera de relatarlo esta de lujo haha! :)

pero q onda cnlo de naucalpan, pinshis choferes webones!

=)

un beso!